jueves, 28 de febrero de 2013

El poder de la mirada

Una mirada puede llegar a gritar cualquier sentimiento, temor, dolor, respeto, hasta puede llegar a revelar miedo. La mirada es lo más sincero que tenemos, es el cristal más transparente, es un libro abierto capaz de expresar los sentimientos más secretos. La mirada tiene el poder de comunicar sin tener que hablar.

Una mirada acumula más de mil palabras, es la vocera de millones de sentimientos, es más intensa que un "te quiero", y puede llegar a doler más que un "Me alejo". La mirada es la cómplice del corazón y a veces hasta amiga de la razón.

Una mirada no dice nada y al mismo tiempo lo dice todo, es capaz de desnudar el alma, hay miradas tan serenas que consuelan, acarician y dan calma, otras tan fuerte que acompañan en la lucha del día a día, hay miradas que ocultan verdades y al mismo tiempo gritan sinceridades.

 Hay miradas insistentes, misteriosas, recurrentes, miradas capaces de derretir el corazón más fuerte. El lenguaje de la mirada es inagotable. Es tan sutil y al mismo tiempo, tan poderoso que valdría la pena analizarlo.

Por ejemplo. ¿Has platicado con alguien que dice escucharte pero que centra su mirada en otro lado? Nos sentimos ignorados ¿verdad?. ¿Cuántas veces lo hemos hecho cuando nuestro padres, amigos o pareja, quieren contarnos algo? Para que haya una verdadera comunicación, el encuentro visual es muy importante.

Por lo general, la mirada exterioriza nuestra conciencia. Por eso, cuando queremos disimular algún sentimiento, ya sea de atracción física o de culpa, escapamos del intercambio de miradas. Sin embargo, cuando conocemos bien a la persona, basta un atisbo para establecer un coloquio silencioso. Y, si estamos enamorados, con una sola mirada, nos sentimos entrelazados.
 
Una mirada puede llegar a decir más que mil palabras, puede ocultar sentimiento o gritarlos a los cuatro vientos, la mirada es lo más tierno que tiene el cuerpo pero también puede llegar hacer lo más indiscreto, con tan sólo una mirada puedo demostrarte lo que siento, puedo decirte que te quiero, capaz hasta que te hecho de menos y ¿Por qué no?, que te tengo...

Lo más hermoso de una mirada es que sin tener que hablar puede demostrar cualquier sentimiento.

 

4 comentarios:

  1. Como siempre muy bueno concuerdo con todo, por eso también le escrito a la mirada, muchas veces porque me ha contado tantas cosas que son necesarias transmitir para aquellos que se niegan a entenderla es que en ella se encierran tantas cosas que el que las ignoras se arrepiente de mucho y de todo, por eso siempre pongamos atención y brindemos la mirada más sincera posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, siempre debemos tener la mirada más sincera posible pero a la vez tener cuidado ya que muchas veces puede llegar a delatarnos.

      Eliminar
  2. Muy bueno, miradas que son producto de la vista y los ojos que son, "La venta del alma". Viene de la mano eso que de la vista nace el amor, y por qué no, el "odio" también.

    Me quedo con la frase de una acción que no me sé el titulo, pero va así: "una mirada, no dice nada y al mismo tiempo lo dice todo". Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. oh, sí he escuchado la frase de "una mirada, no dice nada y al mismo tiempo lo dice todo" es de una canción llamada "Una palabra" y la canta Carlos Varela.. muy bonita canción por cierto, fue parte de mi inspiración.

      Eliminar